PDF Imprimir E-mail
Ciudad Segovia

La Ciudad de Ocotal surgió como producto de los continuos traslados de “Ciudad Segovia”, que se constituyó, después de León y Granada, en la tercera población fundada por los españoles conquistadores con título de ciudad”... en 1543 en el Municipio de Quilalí, al margen izquierdo del río Jícaro” (sitio nombrado hoy como Ciudad Vieja), y que tuvo que ser “abandonada por las continuas invasiones de los indios Xicáquez, los piratas ingleses y por la intemperie del clima”, trasladándola en 1611 a orillas del río Arrayán y creando la segunda Ciudad Segovia y que luego se llamó Ciudad Antigua.

Pero “igualmente asediada en su nueva situación, la segunda Ciudad Segovia llegó a su total decadencia...”, y entre los años 1685 y 1689 se da el primer éxodo de un grupo de vecinos españoles y criollos, buscando además de seguridad, la proximidad de sus haciendas y de los indígenas de Mosonte para el servicio doméstico y del campo y “sin intervención de las autoridades españolas, crearon a orillas del río Dipilto, en el paraje de San Antonio de las Tejas, la Primera Reducción de Nueva Segovia”, la que no prosperó. . y criollos que aún quedaban, creando otro asentamiento “... llamado la “Nueva Reducción de Segovia”, a orillas del río Coco... en el valle de San Nicolás del Potrero, embrión de la actual ciudad de Ocotal”.

“En 1789 en la Nueva Reducción de Segovia se nombró un Mayordomo de Fábrica, en 1791 ya había Oratorio.... En 1802 aparece por primera vez el nombre de Ocotal, popularizado por la abundancia del pino de ocote (Pinus Oocarpa). Para el año de 1809 fue reconocida por las autoridades españolas, autorizándola para elegir su Ayuntamiento y su correspondiente Diputado para ser representada en Guatemala y nombrándola cabecera municipal del Partido de Nueva Segovia”

Desde el año 1961 la ciudad de Ocotal ha crecido en 460.17 Ha., con un promedio de 11 hectáreas y 660 habitantes por año, lo que ha estado vinculado al acelerado incremento poblacional provocado por la alta tasa de natalidad y el fenómeno de migración hacia Ocotal de los pobladores de los municipios Segovianos, motivados por el papel de centro económico y generador de empleos y servicios como cabecera departamental.

Desde el año 1961 la ciudad de Ocotal ha crecido en 460.17 Ha., con un promedio de 11 hectáreas y 660 habitantes por año, lo que ha estado vinculado al acelerado incremento poblacional provocado por la alta tasa de natalidad y el fenómeno de migración hacia Ocotal de los pobladores de los municipios Segovianos, motivados por el papel de centro económico y generador de empleos y servicios como cabecera departamental.

Este crecimiento poblacional se ha visto reflejado en una expansión del área urbana sin contar con los instrumentos necesarios para un desarrollo ordenado, razonable y seguro; apoyándose en la disponibilidad de tierras ejidales y en conocimientos urbanísticos mínimos, estimulando la notificación privada anárquica.

Ocotal Bombardeado

El 18 de Julio de 1927 Ocotal sufre el primer bombardeo aéreo de América Latina por parte de la aviación norteamericana. En contra del ejercito defensor de la Soberanía Nacional lidereado por Augusto Cesar Sandino.

Crecimiento y Urbanismo


Ocotal en 1963 sólo contaba con lo que actualmente es su área central. Año de 1963: La ciudad en esta época ocupaba 115.56 Ha., se desarrolló alrededor del centro histórico, ocupando las áreas planas y creciendo hacia el Norte y el Sur, entre el río Dipilto y la carretera Panamericana que concluía en ese entonces en Ocotal y la unía con la capital, al otro lado de la carretera sólo estaba el cementerio y un embrión de lo que sería después el Barrio Teodoro López.
Sus dos vías principales eran la calle real, trazada de Este a Oeste sobre el camino a Jalapa y Macuelizo, que delimitaba el barrio la Joya (hoy Carlos Manuel Jarquín) y atravesaba el río Dipilto sin puente, y la Avenida central paralela al Parque Central, constituyéndose desde
entonces como el acceso principal.
Su límite al Norte eran los terrenos de la tejera y el Barrio El Coyolar (José Santos Rodríguez) que iniciaba su crecimiento de una forma planificada, diferente al barrio la Joya que fue lotificado por los propios pobladores.

Al Sur el Barrio (Monseñor Madrigal) también planificado y que terminaba en la intersección de la Avenida Central con la carretera Panamericana, la que a su vez concluía en este punto. Período de 1963 a 1971: Ocotal llega a ocupar 173 Ha., a un ritmo de 7.12 Ha. anuales. En este crecimiento influyó la afluencia de población desde el campo en busca de trabajo, ya que el auge cafetalero, de la madera y del tabaco, convirtieron a Ocotal en el centro de procesamiento y comercialización de estos productos, donde se instalaron centros de acopio y agroindustrias que generaban una buena oferta de empleo.

La ciudad se amplió hacia el Sur y Norte compactándose entre el río Dipilto y la carretera Panamericana; se formó el barrio San Luis (Hermanos Zamora) y el barrio Danilo Ponce.
Por el Este rebasó el río Dipilto, sobre el cual, en 1966 ya se había construido el puente, inició el crecimiento en esta área con la instalación del aserrío YODECO en 1969, el que operaba también en Honduras, coincidiendo con la guerra Salvador-Honduras que motivó la huida hacia Ocotal de trabajadores de este aserrío en aquel país, que eran salvado-reños; originándose una nueva demanda de viviendas que fue aprovechada por el dueño de las tierras vecinas al aserrío y creó el Barrio Buenos Aires (Sandino).

Por el Oeste la ciudad cruza la carretera Panamericana cuando la municipalidad lotifica las faldas del Cerro de la Cruz creando el barrio el Granero (José Santos Duarte) para responder a la necesidad de trabajadores llegados del Atlántico, originándose con éste la primera zona de riesgo en la ciudad y sin acceso a los servicios y equipamiento por la altura del terreno.

Contiguo al cementerio se forman los barrios el Jicarito (Teodoro López) y San Martín.
La ciudad en el periodo de 1963 a 1971 rebasa los límites históricos constituidos por la carretera Panamericana y el río Dipilto.